World Vision Internacional
article • Miércoles, Marzo 1st 2017

Enfrentando la violencia contra las niñas y los niños

Share Tweet Share
Necesitamos a todo el mundo para eliminar la violencia contra la niñez. Foto: Ecuador ©2017 Jonathan Chicaiza S/World Vision

Cada vez que visito proyectos de World Vision, he llegado a lugares donde nuestro trabajo debe primero atender el daño causado por personas que ejercen la violencia hacia los niños, antes de que podamos progresar en nuestros objetivos de desarrollo.

Niños obligados a enrolarse en los ejércitos. Niñas violadas mientras se esfuerzan por ganarse la vida, traficadas sexualmente o casadas demasiado jóvenes. Incluso niños que son asesinados para utilizar partes de su cuerpo en brujería - como Robert, un niño de siete años  que conocí en Uganda, paralizado parcialmente después de que la comunidad reaccionara justo a tiempo para salvarlo de la muerte-.

Sin embargo, la mayor parte de la violencia contra los niños no es tan espectacular. He visto a niños y niñas golpeados en las escuelas, abofeteados y humillados en casa, amenazados y agredidos por oficiales de policía. La violencia es ese secreto del cual no se habla en prácticamente cada cultura - todo el mundo sabe que sucede, pero nadie quiere conversar de ello. Es hora de poner una luz sobre esta situación.

Como organización cristiana, World Vision cree que Dios ama a cada niño y niña. La Escritura nos da la enseñanza de Jesús: "Que vengan los niños a mí, no se los impidan porque el reino de los cielos les pertenece".

Permitir que el ciclo cotidiano de violencia continúe generación tras generación, obstaculiza a la niñez en todos los sentidos. ¿Por qué no deberíamos ser nosotros los que pongamos fin al grito desesperado de varias generaciones?

Estos actos de violencia sexual, física y emocional amenazan la supervivencia, la salud y la educación de los niños. Corroen el capital humano y social de una nación, frenando el desarrollo y desgarrando el tejido social.

Las familias son la línea de defensa más importante para las niñas y los niños. Debemos ayudar a los padres y cuidadores a proteger a sus hijos ofreciéndoles nuevas habilidades y mejorando el ingreso familiar y la seguridad económica.

Los líderes religiosos y las comunidades de fe también tienen un papel que desempeñar. Muchas creencias tradicionales acerca de la manera correcta de criar a un niño se han confundido equivocadamente con la práctica religiosa.

Así mismo, la acción del gobierno es vital. No es suficiente aprobar leyes que prohíban el matrimonio infantil, la mutilación genital o el castigo físico. Los gobiernos deben medir el éxito por el número personas encarceladas, no por el número de leyes existentes.

Los maestros son cruciales. Queremos que los niños pasen sus años formativos obteniendo una educación que les beneficie a ellos y a sus países, pero los maestros y las maestras deben reconocer que su primer deber es mantener a los alumnos a salvo.

Antes que todo, necesitamos que las niñas, los niños y los jóvenes sepan que tienen derecho a vivir sin violencia, a defenderse unos a otros y a ser apoyados por la sociedad. 

Abusar de un niño o una niña nunca es justificable y, por lo tanto, es prevenible. Desde el empoderamiento de los niños y jóvenes a alzar su voz y equipar a las familias, hasta hacer campaña contra las prácticas tradicionales dañinas. Tenemos muchas evidencias para demostrar qué intervenciones realmente funcionan.

Lo que ha faltado es voluntad. World Vision desempeñará su papel a través de un creciente movimiento de niños, niñas y jóvenes empoderados, con apoyo de la sociedad civil y comunidades de fe, de los gobiernos nacionales y otras entidades. Exigiremos acciones urgentes e impulsaremos el progreso para la niñez dondequiera que trabajemos.

Cada uno de nosotros es responsable de hacer su parte para mantener a los niños y niñas seguros. Únete a esta campaña. Trabajemos juntos y sembremos la semilla de un movimiento que se está extiendo por todos los continentes.

Necesitamos a todo el mundo para eliminar la violencia contra la niñez. 

Kevin J. Jenkins

Presidente y Director Ejecutivo

World Vision International

Share Tweet

Historias de las comunidades

Historias de las comunidades