World Vision Internacional
article • Martes, Febrero 6th 2018

5 causas de la mutilación genital femenina

Share Tweet Share

Artículo publicado originalmente por World Vision España

Analizamos las causas de esta práctica para poder llegar a soluciones que consigan algún día su total erradicación.

La mutilación genital femenina (MGF) / ablación y el matrimonio infantil son dos de las prácticas tradicionales más perjudiciales que afectan con mayor frecuencia a las mujeres y niñas hoy en día. Las devastadoras consecuencias que tienen para la salud, la educación y la igualdad de las mujeres y niñas las convierten en obstáculos significativos para el desarrollo. Pero... ¿Conocemos sus causas?

1- Las normas culturales y las prácticas tradicionales son las principales causas de la ablación y el matrimonio infantil.

Estas incluyen comportamientos asociados con: religión, roles de género obsoletos, ritos de pasajes, códigos de honor de la familia y la comunidad y mecanismos de justicia. Estas prácticas se han llevado a cabo durante generaciones y están altamente normalizadas, lo que significa que para cambiarlas es necesario un proceso lento y exigente. El significado social subyacente de la MGF/ablación y el matrimonio infantil puede variar en función del contexto, pero ambas prácticas tienen en común que son utilizadas como medio para preservar y para potenciar las características que se consideran más “deseables” en las chicas, es decir, la “pureza” sexual de las niñas adolescentes.

2- Las normas de género y la desigualdad son otra de las causas de los matrimonios precoces y la ablación.

Las niñas y los niños a menudo experimentan la violencia de maneras fundamentalmente diferentes, debido a cómo son vistos y valorados por la sociedad. A menudo los niños pueden ser considerados "más valiosos" para la familia como proveedores de ingresos y, como tales, las familias a menudo priorizan la inversión en su educación. Cada vez hay más datos que demuestran que la educación de las niñas y los niños es igualmente valiosa.

En algunas sociedades, el honor familiar está ligado a la virginidad de una hija. Como resultado, las niñas son obligadas a ser mutiladas para probar su virginidad o son entregadas en matrimonio para reducir el riesgo de embarazo extramatrimonial y relaciones sexuales.

Estos rituales forman parte de un proceso cíclico pues las niñas, en su nuevo “status” corren mayor riesgo de sufrir violencia física, emocional y sexual, así como de restringir las libertades personales y los poderes de decisión.

3- La pobreza desempeña un papel importante en la práctica de la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil.

En muchas partes del mundo, los padres ven a sus hijas como una carga financiera de su familia, estas prácticas facilitan la salida de la niña de la familia a temprana edad. Para muchas familias pobres, son estrategias para la supervivencia económica.

4- La falta de acceso a una educación segura y asequible - especialmente más allá del nivel elemental - fomenta aún más estas prácticas ancestrales.

Es un hecho constatable que estas prácticas se consideran más aceptables en contextos en los que hay limitadas alternativas disponibles, particularmente en la forma de educación y empleo. En Malawi, por ejemplo, casi dos tercios de las mujeres sin educación formal fueron entregadas en matrimonio a una temprana edad, en comparación con el 5 por ciento de las mujeres que asistieron a la escuela secundaria o niveles superiores de educación.

5- El matrimonio y la ablación como salvaguardia.

En las comunidades donde las niñas corren un alto riesgo de abuso y violencia, las familias a menudo creen que estas prácticas pueden garantizar su seguridad. En contextos frágiles, es probable que los padres consideren estas estrategias para proteger a sus hijas de las dificultades y la incertidumbre. En los entornos inestables y afectados por el conflicto, las niñas son particularmente vulnerables a la violación, la violencia sexual, los embarazos prematrimoniales no deseados, la falta de vivienda, el hambre o el hambre, lo que empuja a las familias a creer que mutilarlas y entregarlas al matrimonio son la única opción.

Share Tweet

Historias de las comunidades