World Vision Internacional
article • Miércoles, Marzo 28th 2018

Sobre la intervención federal en Río de Janeiro y el asesinato de la concejal Marielle Franco y Anderson Gomes

Share Tweet Share
Foto: Facebook.com/MarielleFrancoPSOL

Y procurad la paz de la ciudad, porque en su paz tendréis también vosotros paz.
(Jeremias 29:7)


            Sabemos que la ciudad de Río de Janeiro ha sufrido, como otros estados brasileños, un deterioro en su precaria situación de seguridad pública con alto costo en vidas de civiles, agentes de seguridade; principalmente adolescentes, jóvenes y moradores de áreas periféricas y marginadas.

            El 16 de febrero, una intervención federal decretada por la Presidencia de la República, colocó la gestión de la seguridad pública de Río de Janeiro bajo la autoridad del ejército nacional. Las mismas fuerzas militares, además de otras fuerzas auxiliares, han sido recurrentemente usadas en los últimos 10 años inocuamente y con un histórico significativo de violación de derechos humanos.

            Las primeras acciones de esta nueva incursión militar ya revelan falta de planificación, de transparencia en las acciones y el inadecuado entrenamiento de la fuerza militar para la tarea a la que han sido asignados. Ya son visibles las prácticas de criminalización de los habitantes de las zonas marginadas.

            Lamentablemente, y después de un mes de intervención federal, la concejal Marielle Franco -  que venía denunciando la truculencia del Estado en las áreas periféricas y el abuso y violencia policial - fue brutalmente ejecutada junto a su conductor, Anderson Pedro Gomes.

            Ante estos hechos, la intervención militar aumenta aún más la preocupación de World Vision Brasil por la integridad física y emocional de la niñez y la juventud del estado de Río de Janeiro, sobre todo de quienes viven en las áreas más vulnerables con el incumplimiento de sus derechos fundamentales, como prevé el Estatuto del Niño y del Adolescente (ECA).

            World Vision Brasil recuerda que a partir del decreto del Presidente de la República del Brasil, la autoridad federal es responsable de la gestión de la seguridad pública en Río de Janeiro. Por lo tanto, World Vison Brasil exige que las fuerzas militares puedan garantizar que las acciones policiales sean compatibles con los principios del ECA; que niños, niñas, adolescentes y jóvenes tengan asegurado su derecho de ir y venir; que estén especialmente protegidos en cualquier embate entre fuerzas legales y criminales a través de protocolos especiales para protección de la niñez y juventud; y canales para garantizar el derecho de acceso a la información a toda la sociedad.

            La quiebra sucesiva de políticas de seguridad paliativas, enfocadas en el uso intensivo de la fuerza, demuestra que la seguridad pública, derecho de todos, no será sostenidamente garantizada sin inversiones en políticas sociales estructurales y participación ciudadana activa. Existe seguridad pública solamente donde hay el imperio de la ley y el respeto a los derechos fundamentales de la persona humana. Existe victoria sobre el crimen solamente con la Democracia, y esta, demanda transparencia, respeto a las políticas legalmente instituidas y responsabilidad civil de los agentes públicos.

            La protección a la vida de cada niño, niña y adolescente es responsabilidad de todas y todos.

Welinton Pereira, Director de Advocacy & Relaciones Institucionales / Director Nacional Adjunto de World Vision Brasil

Share Tweet