8 de marzo, Día Internacional de la Mujer: Empoderando madres para mejorar la salud de niños y niñas en Haití

A través de muchas décadas, Haití ha presentado grandes retos en el campo de la seguridad alimentaria y la nutrición. Un estimado de 3.8 millones de haitianos -38% de la población- se encuentran en una condición de inseguridad alimentaria. Los padres y madres de familia a menudo batallan para proveer la alimentación mínima requerida por sus hijos e hijas.

Visión Mundial, mediante el programa de desarrollo llamado “Cerca-La-Source”, ha identificado niños, niñas y familias que poseen una latente necesidad nutricional. Se implementaron clubes de madres que orientados a tratar la malnutrición y bajo peso de niños y niñas, lo cual impactó a estas familias, dándoles un sentimiento de esperanza renovado.

En el campo abierto, se acomodan las sillas en un círculo. Madres, niños y  niñas toman asiento. Emmanuela Bilha es la enfermera que organiza una actividad llamada: “Demostración de nutrición”. “Enseñamos a los padres, y sobre todo madres de familia, la manera de preparar comidas balanceadas para su familia”, explica Bilha. En estos espacios aprenden los diferentes grupos alimenticios y su contribución al crecimiento y salud de las personas.

En estas sesiones se reúnen de 15 a 20 participantes por grupo. Las madres asisten con más frecuencia, pero los padres son impulsados participar también, para generar un sentido de responsabilidad  entre todos los miembros del hogar. Muchas mujeres se sienten motivadas cuando sus esposos asisten porque les permite comprender de mejor manera el programa y su importancia.

Los niños y niñas se someten a chequeos médicos. En caso de detectarse un bajo peso, los niños y niñas reciben atención especial, suplementos alimenticios, y sus padres participan en los talleres de preparación de alimentos.  “Les enseñamos diferentes maneras creativas de preparar vegetales y hojas de plantas para mejorar el valor nutricional de sus comidas”, enfatizó Bilha. “Es importantísimo que toda la familia este bien alimentada”, concluyó con una sonrisa.

Después de los talleres de capacitación, las madres se convierten en lideresas y comparten su conocimiento con sus pares.  Sylvina Mathurin es una de estas ejemplares mujeres; con tan sólo 22 años, es madre de 2 niños y tiene a cargo a Idelca, su sobrina de cuatro meses de edad.

Idelca estaba muy baja de peso y padecía de constantes diarreas. “Pensamos que la íbamos a perder”, confesó Sylvina. “La enfermera nos enseñó cómo preparar suero de hidratación oral para ella. Una vez que se recuperó, Idelca fue ingresada en el programa de nutrición”, añadió.

Estas reuniones ocurren tres veces al mes; los padres y madres de familia llevan a los niños y niñas bajas de peso y reciben raciones secas de maíz, arroz, aceite, azúcar y chicharos.

“Estamos muy agradecidos con Visión Mundial por estas actividades. Es muy importante para nosotros, ya que aprendemos las distintas maneras de cuidar y proteger nuestros niños, para que crezcan fuertes”, finalizó Sylvin

Autor: Guy Vital-Herne, World Vision Haití

Traducción: World Vision Costa Rica