Haití: Cuatro años después

Por Jean-Claude Mukadi, Director Nacional de World Vision Haití

"Tuve la oportunidad de dejar el campamento y mudarme a una vivienda digna con mis hijos”, recuerda Fifi, madre haitiana de cinco.  Como muchos otros hombres y mujeres,  Fifi fue una de las 1,5 millones de personas obligadas a vivir en condiciones de pobreza en una tienda de campaña con sus hijos por casi dos años, después del devastador terremoto de 2010 .

Cuatro años después, el país sigue siendo susceptible a los desastres naturales e inestabilidades.  World Vision Haití sigue respondiendo al llamado de las soluciones a largo plazo en Educación, Salud, Seguridad Alimentaria y Protección de los grupos vulnerables seleccionados en estrecha colaboración con las autoridades gubernamentales, la gestión basada en la comunidad, las instituciones locales e internacionales.

Desde el 2010 a enero 2014, el 90% de las familias se han mudado a una casa.

Desde el 2010 a enero 2014, el 90% de las familias se han mudado a una casa. Por desgracia, a enero de 2014, más de 147.000 personas siguen viviendo en condiciones inhumanas. Promoción de la higiene, protección en los campamentos, los desalojos forzados y las soluciones no duraderas al desplazamiento siguen siendo los principales motivos de preocupación.  El “Programa de Transición de Campamentos de World Vision”, ofrece a muchas familias como la de Fifi, ayuda para encontrar vivienda y medios de subsistencia más seguros.

"Con el apoyo del programa de acompañamiento de World Vision -Transición de Campamentos- tuve la oportunidad de alquilar la casa donde vivo con mi familia y comenzar una microempresa para hacerme cargo de ellos", dice Fifi con gratitud.  “Doy gracias a Dios por el apoyo y estoy contenta de ver que varias familias que viven en mi campamento se han beneficiado del mismo programa".

Fifi junto a su nieto, al frente de su nueva casa

El acceso a los servicios básicos, en especial para este sector de la población, sigue siendo un gran desafío.  World Vision se ha comprometido a aumentar en la población la toma de conciencia y la aceptación de mejores prácticas de higiene y salud.  En estrecha colaboración con el Ministerio de Salud (MSPP), promotores de salud, madres líderes y miembros de la comunidad han sido capacitados para evaluar a los niños con desnutrición en las comunidades y derivarlos a las instalaciones de tratamiento establecidas.

Madres líderes, que son antiguas beneficiarias, han sido entrenadas en la vacunación, nutrición, planificación familiar, embarazo y lactancia, cuidado del cuerpo e higiene, e infecciones respiratorias agudas en los niños.  Ellas ofrecen servicios como visitas domiciliarias para consejería, educación para la salud a través de clubes de madres y reuniones en la comunidad, revisión de casos de desnutrición y su derivación apropiada.

En el 2012, en colaboración con otras ONG y entidades gubernamentales, World Vision publicó un análisis detallado del sistema de protección de menores en Haití.  Este informe muestra que para garantizar una mejor cobertura social y responder a las necesidades básicas de la población, Haití tendría que multiplicar sus esfuerzos para apoyar el fortalecimiento del sistema de protección infantil.

El logro de este objetivo requerirá un énfasis particular en la política y la definición de un marco legislativo, sobre el seguimiento, la rendición de cuentas y la coordinación eficaz de asignación de recursos.  Los niños tienen que ser una parte integral de la "visión audaz " para erradicar la pobreza en nuestras vidas.

A largo plazo, se necesitará una inversión significativa de todas las partes interesadas y el sector privado para construir un Haití mejor.  Adoptar un enfoque holístico para abordar las causas fundamentales de la pobreza y la injusticia social,  para crear un ambiente seguro y favorable a oportunidades de negocio requiere el compromiso y la coordinación de todas las fuerzas.  Haití se encuentra en un momento crucial de su historia y requiere el apoyo de los socios internacionales entre los próximos 10 a 20 años.

"Rezo para que World Vision continúe apoyando a mi comunidad.  Mi plan es hacer todo lo posible con los medios provistos para criar a mis hijos", dice Fifi, con esperanza en su voz.