Por ser niña, un nuevo enfoque de género

El enfoque tradicional de género no ha logrado transformar las causas fundamentales del desarrollo óptimo de las sociedades latinoamericanas y caribeñas. A pesar de los logros significativos a nivel social, político y económico, la Región sigue caracterizándose por ser la más inequitativa (social y económicamente) y la más violenta a nivel mundial.

 

Muchos estudios no contabilizan el trabajo doméstico, consecuentemente los niños tienen mayor oportunidad de trabajar, pero más niñas combinan educación y trabajo.

A igual que las mujeres adultas:

· Las niñas trabajadoras también deben de encargarse de los oficios domésticos.

· Las niñas participan en trabajo doméstico, no siempre remunerado; mientras los niños participan en el mercado de trabajo. Los trabajos de la niñas son susceptibles a más explotación.

 

Un enfoque ‘’niñacentrico’’ – debe ser construido no para la niñas sino que DESDE las niñas para que, independiente de su edad, ellas sean consideradas como sujetas de derechos y agentes del desarrollo de este nuevo enfoque de género.

Se requiere tener una perspectiva de persona holística de la niña como un ser bio-psicosocial-espiritual.

El impacto va más allá de la niña misma, se logra una transformación social y estructural, donde la niña es un agente de este cambio, donde hay sociedades más igualitarias y más pacíficas con capacidad de transcendencia para el bien común.