World Vision Internacional
article • Viernes, Julio 20th 2018

María José - Vivo en las calles

Intercambiar Tweet Intercambiar
María José junto a su pequeño hijo recorriendo las calles de Pacaraima, Brasil. Foto: World Vision/World Vision Brasil

Mi nombre es Maria José Ugas Azocar.  Vine de Caracas y vivo en Pacaraima. Estoy hace un año en Brasil y vivo en las calles. Hasta el año pasado, era militar en Venezuela, pero las cosas ya no funcionaban en el cuartel, la mayoría de los militares estaban renunciando, pidiendo baja y decidí salir también.

Llegué a Brasil embarazada y mi hijo nació aquí, él se llama Alejandro. La primera cosa que pensé al llegar fue buscar un trabajo y traer a mis dos hijos, de 4 y 6 años, que se quedaron en Venezuela.  Pensé que tendría ayuda de alguna persona o un refugio, algo así, pero fui directamente a las calles.

Lo más difícil para mí es el dormir en las noches, porque tengo miedo de que alguien nos haga daño, a mí o a mi hijo. Yo no vivo en las calles porque quiero, vivo ahí porque no tengo la ayuda necesaria, un apoyo o un lugar cualquiera donde vivir.  A pesar de que mi situación es muy mala, es mejor estar aquí que en mi país, pues en las calles consigo comida, pañales y leche a mi hijo que la gente me dona. Hasta ahora nadie nos ha hecho daño.

María José, migrante venezolana en Pacaraima. Foto: World Vision/World Vision Brasil

Cuando miro hacia adelante, mi esperanza es que Venezuela cambie, para vivir en familia como era antes.  Espero de Brasil el apoyo para lograr un trabajo, no estamos aquí porque queremos, sino porque la situación de Venezuela nos empujó a esto. Tristemente fue así.  Hace un año que vivo en las calles, nunca me drogué y nunca hice cosas inmorales.

Muchas veces por tener un hijo, no nos permiten trabajar, pero incluso las mujeres con hijos como yo pueden trabajar.  Los hijos no son un obstáculo, por el contrario, son el apoyo y la fuerza que tenemos para levantarnos todas las mañanas y luchar. Mi bebé es una inspiración para este momento, quiero que crezca en otra realidad, sin dificultades y con un futuro mejor.

Intercambiar Tweet

Historias de las comunidades

Historias de las comunidades